Alejandra Brandolini, presidenta de AB Comunicaciones

Alejandra Brandolini

Presidenta

AB Comunicaciones

Alejandra Brandolini es licenciada en Relaciones Públicas por la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), magíster en Comunicación y Educación (Universidad Autónoma de Barcelona, 2005), postgrado en Conducción de Recursos Humanos (UCA, 2003), (Univesity of Michigan, 1999), (University of California, 1997).

Actualmente, es presidente y socia fundadora de AB Comunicaciones, una consultora especializada en comunicación organizacional con oficinas en Buenos Aires (2000-2016).

Igualmente, es integrante del Board de la Global Alliance for PR and Communication Management en representación del Consejo Profesional de Relaciones Públicas de Argentina.

Miembro “International Association of Business Communicators” (IABC), del Consejo Profesional de Relaciones Públicas, del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), de la Federación Argentina de Mujeres Empresarias y de la Cámara de Comercio de EE.UU. (AMCHAM).

Es docente de la cátedra de Comunicación Organizacional en el postgrado en Dirección de Recursos Humanos de UADE (2000-2013, Argentina). Mentora de la carrera de Relaciones Públicas e Institucionales en la Universidad Siglo 21 de Córdoba (2009-2014, Argentina). Docente invitada de la Universidad San Pablo de Tucumán (Argentina), la Universidad San Jorge de Zaragoza, la Universidad Nacional de Zaragoza, la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, la Universidad de Valencia y la Universidad de Murcia (España).

>Alejandra Brandolini coautora de los libros “Conversaciones. La gestión del diálogo en organizaciones desafiantes” (Ed. La Crujía 2014), “Cómo manejar la comunicación interna” (Clarín Pymes 2011) y “Comunicación interna: claves para una gestión exitosa” (Ed. La Crujía 2009).


P: ¿Cuál es la importancia de la comunicación interna para la construcción de la reputación en las organizaciones?

R: Una de las máximas más famosas de la comunicación es la que proclama que “todo comunica”. En el ámbito de la comunicación interna, ese “todo” está representado por las conversaciones que vinculan a los colaboradores con la organización. En la interacción de ambos se va construyendo y reconstruyendo la cultura organizacional. Así, en organizaciones con culturas inteligentes y de alto desempeño, la comunicación interna contribuye a generar orgullo de pertenencia, a tener una mayor cohesión con el equipo, y a sentir más propios los objetivos organizacionales. Cuando nuestros colaboradores se sienten parte activa y valiosa para la organización, establecen lazos emocionales que contribuyen a crear una excelente reputación interna, que es la directriz primaria para desarrollar una buena reputación externa. La mejor estrategia de reputación organizacional empieza siempre de adentro hacia fuera.

P: ¿Cómo lograr que los trabajadores y/o colaboradores se sientan identificados con la empresa u organización en la que trabajan?

R: Nada genera mayor identificación que una misión, visión y valores compartidos. Y esto es algo que no puede negociarse: se comparte o no. En segundo lugar está la coherencia entre el decir y el hacer. Las organizaciones con mayor engagement del mundo son coherentes entre lo que manifiestan con palabras y las acciones que ejecutan. En la sociedad actual, las personas están cada vez más conscientes de la importancia que tiene la coherencia organizacional. En tercer  término  está la  escucha activa a los colaboradores. Escuchar es sinónimo de respeto por el otro y su aporte. La escucha activa permite innovar, transformar, adelantarse a posibles desvíos, poner en valor las virtudes de la compañía y de los propios empleados. Cuando se escucha de verdad, la gente se siente valorada, esto vale para cualquier colaborador, no sólo para los que ocupan posiciones de liderazgo. En síntesis, un propósito común, coherencia, y escucha activa son los principales lineamientos para que los colaboradores se sientan identificados con la organización. En estos casos, la comunicación interna funciona como vehículo de facilitación y viralización de los comportamientos y conductas esperadas.

P: ¿Cuáles han sido los cambios más significativos en materia de comunicación interna en los últimos años?

R: Los cambios más significativos en comunicación interna se están dando en tres planos simultáneos. Por una parte está el pasaje de la gestión de canales a la gestión de la cultura organizacional. Hoy nadie discute sobre la importancia de la comunicación interna como productora, reproductora, y transformadora de las matrices culturales que hacen a la vida organizacional. Bajo este criterio hemos avanzado de una visión plenamente instrumental de la comunicación interna, a una visión holística y cultural. Hoy hablamos de conversaciones, en lugar de comunicación ascendente y descendente, porque es en el diálogo donde aparece la co-creación y se enriquecen las prácticas organizacionales.

En otro plano, está el cambio en los discursos o contenidos de la comunicación hacia los colaboradores. La hipermediatización, el transmedia, los patrones de consumo simbólico actuales no resisten los viejos modelos prefabricados de comunicación institucional. Hoy la comunicación interna compite seriamente por la atención escasa de los colaboradores, frente a miles de estímulos externos de gran impacto y escenarios de trabajo cada vez más complejos y desafiantes. En redes sociales se habla del reinado del contenido, y en comunicación interna sucede lo mismo. Estamos asistiendo a una época donde pasamos de la información a la motivación, persuasión, y emocionalidad de los mensajes.

Por último, el tercer plano de transformación está dado por la tecnología. Nunca estuvimos más cerca de todos nuestros colaboradores en la historia. Con las redes sociales internas (ESN), las intranets colaborativas, aplicaciones móviles, y miles de sistemas más que están funcionando en el mercado, la comunicación interna ha dado un giro de 180ª. Estamos dejando la ejecución lineal para entrar en un modelo de 360ª que tiene la potencialidad de poner en línea a cualquier colaborador, esté donde esté y sea cual fuere su posición en la organización. En otras palabras, tenemos frente a nosotros la oportunidad única de generar conversaciones transversales que hasta hace no muchos años atrás eran impensables.

Por supuesto, aún resta que muchas de estas tendencias cobren el vigor y la vigencia necesarias en muchos países, pero el camino ya está marcado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo si así lo de sea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies